Funcionarios de la Ciudad de México habrían ignorado advertencias sobre daños en escuela derrumbada por el sismo

Una jefa delegacional de la Ciudad de México dijo que funcionarios de una administración anterior ignoraron las advertencias de que el trabajo de construcción no autorizado había dañado la integridad estructural de una escuela que se derrumbó durante un poderoso terremoto.

El número de muertos por el sismo de magnitud 7.1 grados ocurrido el 19 de septiembre llegó el viernes a 358, mientras continuaba la búsqueda de cuerpos en los escombros de algunos edificios derribados.

La escuela se convirtió en un símbolo de la tragedia cuando un ala de tres pisos del edificio se vino abajo, matando a 26 personas, 19 de ellas niños. Las fotografías a lo largo de los años insinuaron que un cuarto piso cada vez más pesado se había ido añadiendo gradualmente al ala.

Claudia Sheinbaum, jefa delegacional de Tlalpan, dijo el jueves por la noche que inspectores publicaron un informe en noviembre de 2013 y advirtieron al entonces director jurídico de la delegación que el trabajo en el tercer piso y el añadido ilegalmente cuarto nivel eran “elementos estructurales dañinos que afectan la estabilidad del edificio”.

Al parecer, se le permitió la escuela primaria y secundaria de propiedad privada completar el trabajo con el pago de una multa equivalente alrededor de 1,600 dólares en ese momento.

“Se cerró el expediente con una multa de 21,000 pesos (alrededor de 1,166 dólares). Escandaloso”, declaró Sheinbaum, quien agregó que ha presentado una denuncia penal contra el ex director judicial, una persona que ocupó el mismo puesto más tarde y “quienquiera que sea responsable”.

Sheinbaum, quien asumió el cargo en 2015, había dicho antes que había un trabajo de expansión no autorizado en la escuela desde alrededor de 2010.

Otra delegación más cercana al centro de la ciudad también presentó denuncias penales contra dos desarrolladores inmobiliarios por dos edificios que se derrumbaron de manera parcial o total, lo que mató al menos a tres personas. La delegación Benito Juárez acusó a las dos empresas de haber “utilizado materiales de baja calidad, mentir y evadir la ley”.

Uno de los edificios tenía sólo un año de antigüedad y anunciaba sus apartamentos como estructuralmente firmes y resistentes al terremoto. El otro, un edificio de seis pisos con departamentos de alquiler, aparentemente fue construido en el último año encima de la estructura no reforzada de un edificio de cuatro pisos de varias décadas de antigüedad.

La gran mayoría de los colapsos y muertes ocurrieron en edificios construidos bajo regulaciones más flexibles antes de un terremoto de 1985 que mató a miles en la Ciudad de México.

Sin embargo, los tres edificios citados en las denuncias penales implican construcciones más recientes. La escuela se inició en 1983, pero luego se expandió en la última década.

La mayor parte de los escombros han sido removidos de los 38 lugares donde los edificios se derrumbaron en la capital, dejando sólo unos pocos esfuerzos de recuperación activos.

El titular de la Secretaría de Protección Civil, Luis Felipe Puente, informó el viernes en Twitter que la cifra de muertes del terremoto había aumentado a 358, incluidos 217 en la Ciudad de México.

También se perdieron vidas en los estados de Morelos, Estado de México, Guerrero y Oaxaca, así como en Puebla, donde se ubicó el epicentro

%d bloggers like this: