Policías encaran a pastores que los agredieron en audiencia Nuevos detalles-Video

ÚLTIMA HORA: Una familia de pastores de Georgia que protagonizó un violento altercado con dos oficiales de la policía se sentó el martes en el banquillo de los acusados en una audiencia en la que se les negó nuevamente salir de la cárcel bajo fianza.

La trifulca ocurrió la tarde del domingo 25 de marzo afuera de una iglesia evangélica de la ciudad de Lilburn y acabó con el arresto de cuatro personas, incluyendo los pastores de la congregación y dos de sus hijos, todos de apellido Cruz.

MundoHispánico cubrió en exclusiva este inusual suceso y fue el primer medio en exponer las imágenes que acapararon la atención pública tanto a nivel nacional como internacional.

Tres de los detenidos ese día aparecieron este martes en un tribunal del condado de Gwinnett custodiados por varios agentes de la Oficina del Alguacil de la localidad.

Frente a frente nuevamente

Llegaron vestidos de verde, que es el color tradicional del uniforme de los prisioneros de esta localidad.

En la sala del tribunal, Wilmer René Cruz, su esposa, Cristina y su hijo mayor Wilmer, de 17 años, se enfrentaron nuevamente a la pareja par de patrulleros que los arrestaron.

El trío se sentó en la misma banca frente a un intérprete que les traduciría todo lo que se discutiría en la audiencia en su contra.

A diferencia de la audiencia anterior, hoy los Cruz no estaban solos. Los acompañaba su abogado y una decena de miembros de su iglesia, quienes estuvieron orando la mayor parte del tiempo que duró el procedimiento.

Uno de los uniformados narró ante el juez a cargo del caso que ese día llegaron para verificar si era verdad que en la iglesia se encontraba una menor de edad que había sido reportada como desaparecida.

El oficial dijo que nunca se imaginó que él y sus compañeros serían recibidos con agresividad.

Los pastores y su hijo deberán presos porque el juez a cargo de su caso no encontró los méritos suficientes para liberarlos bajo fianza. Mario Guevara/MH

“Les pedimos que nos dejaran ver y hablar con la chica y ellos se negaron y se fueron tornando agresivos”, dijo el sargento Ryan Long.

El oficial aseguró ante el estrado que durante el enfrentamiento sintió que su vida estuvo en peligro dos veces. La primera, cuando entre dos personas lo tomaron del cuello y empujaron contra la pared.

Dijo que se estaba quedando sin aire y que los agresores se dieron cuenta y fue cuándo lo soltaron. En ese instante, trató de usar su pistola eléctrica, pero se la quitaron y trataron de usarla en su contra, señaló.

“Entonces les apunté con mi arma de fuego, pero en realidad no tenía intenciones de dispararle, porque había niños en el lugar y creo que su seguridad era mi prioridad”, dijo el sargento Long, mientras que Cristina Cruz movía su cabeza negativamente mostrando su desacuerdo.

En más de una ocasión, la pastora trató de hablar pero uno de los custodios le advirtió con señas que debía guardar silencio.

“A mi compañero le quitaron su radio y el hijo de los pastores comenzó a usarlo y a decirle, por ese medio, a nuestra operadora ,que los queríamos matar”, , dijo el sargento. “Eso algo que nunca había visto en mi vida”.

El sargento es interrogado

Long fue interrogado después por el defensor de los imputados y entonces salieron a la luz varios detalles que no se conocían.

Por ejemplo, el abogado Ramon Fajardo cuestionó al policía sobre porqué no llamó al Servicio de Niños y Familia (DFCS) para enterarse la razón por la que la adolescente en cuestión había huido de su casa.

De haberlo hecho, le dijo que se habría enterado que la menor desparecida había denunciado a su madre previamente por “ciertos abusos” y que incluso estaba en curso una investigación al respecto.

–“¿Me puede explicar usted cómo la madre de la joven perdida sabía exactamente en qué iglesia se encontraba cuando hay muchos templos cristianos en el condado?”, preguntó Fajardo.

–“No”, respondió el uniformado.

–“Yo le diré como, pues ella tenía contacto con la familia Cruz. Hasta le había enviado un mensaje de texto al novio de su hija para felicitarlos cuando se dio cuenta que ella estaba embarazada de él”, dijo el abogado.

El juez interrumpió y le dijo que esos detalles aún no eran relevantes en el caso pues todavía no se trataba de audiencia de juzgamiento contra sus clientes y, casi de inmediato, ordenó que nuevamente los regresaran a sus celdas, donde permanecerán hasta su juicio, que puede tardar varios meses.

Inicialmente los Cruz sólo enfrentarán cargos menores por obstrucción a la justicia e interferir con la custodia de una menor de edad, pero debido a que el incidente escaló a la violencia, ahora encaran acusaciones más graves, entre ellas agredir a un agente de la ley y robar su equipo, lo que podría acarrearles varios años en prisión.

“Cuando ya los teníamos esposados, el pastor me dijo: Jesús lo ama”, es lo último que recuerdo de ese caso, concluyó Long.

 

 

 

 

 

%d bloggers like this: